Candidiasis

La candidiasis es provocada por el hongo Candida Albicans. Esta patología es cada vez más común en el mundo. Normalmente la candidiasis suele aparecer en personas que cuenta con sistemas inmunológicos deficitarios o inexistentes.

La candidiasis vive en los organismos de los seres humanos en pequeñas colonias, las cuales no afectan para nada a la salud de la persona, gracias a que las bacterias favorables se encargan de que la colonia no aumente sin control. El problema viene cuando el cuerpo no puede hacer frente a esta invasión de hongos. En este caso los hongos comienzan a crecer demasiado rápido y pueden llegar a provocar problemas de salud importantes.

La bajada de defensas del cuerpo a la hora de luchar contra el hongo Candida Albicans suele ser debido a factores que alteran la salud de la persona. Por ejemplo, el estrés o la toma de medicamentos sin control pueden llevar a que una persona sufra este problema. Pero también hay enfermedades como el VIH o el cáncer que pueden provocar la aparición de candidiasis.

 

Causas de la candidiasis

Todo el mundo puede sufrir candidiasis, aunque hay unas personas más sensibles que otras. Normalmente, las mujeres suelen sufrirla más por la humedad de la zona genital. Aunque las mujeres embarazadas aún son más sensibles a sufrir este hongo, por culpa de los cambios hormonales. Los hombres también pueden sufrir candidiasis, siendo más habitual en la punta del pene o en el glande.

Una de las principales causas de la candidiasis son los antibióticos. Si tomas muchos durante un tiempo prolongado, romperás la coexistencia de hongos y bacterias en el estómago. Esto puede llevarte a sufrir este tipo de problema.

El estrés también puede ser un causante de la aparición de la candidiasis. Una alimentación inadecuada también aumentará el riesgo de sufrir este problema, sobre todo si la dieta no tiene apenas nutrientes.

Más información sobre las causas de la candidiasis

¿Se contagia la candidiasis?

La candidiasis puede contagiarse a otras personas a través de las relaciones sexuales. Normalmente, la mujer suele ser la que transmite la candidiasis vaginal al pene del hombre a la hora de tener relaciones sexuales.

 

Por otra parte, también se puede contagiar a través del contacto directo o con contacto con objetos infectados. Además, los últimos estudios han demostrado que las madres pueden transmitir a sus bebés la candidiasis, si en el momento del parto la madre sufría este problema.  En varios artículos hablamos sobre los diferentes contagios de la candidiasis.

Candidiasis vaginal

Candidiasis vaginal

Esta infección puede producirse en diferentes partes del cuerpo como la boca, la piel o sobre todo la vagina.

Una mujer puede saber si tiene candidiasis vaginal si hay un cambio en el flujo vaginal, tomando un color blanquecino. Vendrá acompañado de un mal olor y en ocasiones de ardor.

Los antimicóticos son usados para luchar de manera directa contra la candidiasis vaginal. Esto se puede encontrar en pomadas o por ejemplo en cremas especiales. Normalmente los mismos se suelen dar durante la noche y con una periodicidad de una semana.

 

La persona afectada también podrá tomar medicamentos antifúngicos como clotrimazol, micinazol entre otros. Siempre con control médico para evitar males mayores. En muchas ocasiones la zona afectada suele estar muy irritada. Si la mujer va a tener relaciones sexuales, se recomienda usar siempre preservativo. No solo para evitar el contagio, sino para evitar dolores.

Se usan los prebióticos para conseguir un equilibrio en la flora intestinal y luchar de manera directa contra la candidiasis.

Más información sobre la candidiasis vaginal

Candidiasis masculina

Hay que dejar claro que la candidiasis no solo es una cosa de mujeres, también puede afectar en algunos casos a los hombres, aunque sí que es verdad que afecta en menor medida.

Normalmente se considera una patología venérea. Para evitar que los problemas puedan ir a más, es muy importante conocer los síntomas de la candidiasis en el pene y como poner solucionar a los mismos.

El hombre suele sufrir esta infección por tener relaciones sexuales con mujeres con esta infección. Aunque también se puede desarrollar de manera directa si hay una mala alimentación o por ejemplo si hay una mala higiene.

Más información sobre la candidiasis masculina

Candidiasis en el pene

La candidiasis en el pene no suele ser perjudicial para la salud del hombre, aunque si es importante poner remedio si se localiza, para evitar contagiar a otras personas.

La candidiasis en el pene se puede localizar si el hombre sufre una irritación en la zona genital, sobre todo en el glande o en el prepucio.

La infección se puede localizar si se producen secreciones blancas grumosas. Pero estas no son los únicos síntomas. Puede producir ardor a la hora de orinar, falta de deseo sexual, piel escamosa, sarpullidos… Si el problema va a más, puede afectar a la personalidad de la persona y puede provocar importantes cambios de humor.

Si notas estos síntomas, lo mejor será acudir al médico para que examine tu situación y diga si es o no de origen intestinal. Dependiendo de su origen, las medidas deberán ser unas u otras.

Normalmente la candidiasis se suele producir por contagio sexual, por lo que el hombre tendrá que tomar medicación antimicótica. Deberá realizar una dieta rica en nutrientes y baja en azúcares y levaduras.

Más información sobre la candidiasis en el pene

Candidiasis genital

La candidiasis genital es una infección que se puede producir en los órganos sexuales de la mujer como del hombre. Los hongos candida comienzan a tomar el control de la flora natural y provocan la infección.

Las mujeres suelen ser las más afectadas por la candidiasis genital. Se estima que del 100% de los casos, el 75% lo sufren mujeres y el 25% hombres. Aun así, nadie está exento de sufrir este problema.

La candidiasis genital es una enfermedad venérea que se transmite por transmisión sexual o contacto.

Más información sobre la candidiasis genital

Candidiasis intestinal

Candidiasis intestinal

Una mala dieta, el exceso de alcohol o por ejemplo el estrés pueden provocar la temida candidiasis intestinal.

Esta enfermedad provoca que los hongos que se encuentran en el intestino aumenten en número, provocando problemas en la flora intestinal. Estos problemas se suelen traducir en diarreas, prurito anal o gases. Si la enfermedad no se trata a tiempo y sigue evolucionando, la misma puede provocar colitis ulcerosa o por ejemplo artritis entre otros problemas.

Si sufres estos síntomas, deberás acudir a tu médico y te harán una bioresonancia, con una prueba de heces y orina. Si los resultados son positivos, el médico te medicará con antifúngicos, a la vez que te recomendarán realizar una dieta especialmente pensada para ti.

Más información sobre la candidiasis intestinal

Candidiasis crónica

Es una enfermedad se produce por una levadura procedente de la familia de las candidiasis. En el mundo se han encontrado más de 150 tipos de levaduras, aunque la más común es la cándida albicans.

El problema puede causarse por el exceso de cloro en el agua, exceso de alcohol, el estrés, la toma excesiva de antibióticos, falta de nutrientes o el propio embarazo.

La candidiasis crónica fue descubierta en Estados Unidos en los años 80 y aun así sigue habiendo muchos problemas a la hora de identificar este tipo de infección.

Más información sobre la candidiasis crónica

Candidiasis bucal

Este tipo de infección puede darse tanto en niños como en adultos. El problema se puede ver rápidamente. La infección se presenta a través de la creación de una capa blanca en la lengua, en la laringe, en las encías y o en la pared interna de las mejillas.

En adultos la enfermedad suele darse en sistemas inmunitarios deficientes provocados por enfermedades como el sida o por ejemplo por una toma continua de antibióticos.

Este problema no se suele tratar. Se suele curar por sí solo en una a dos semanas. Si el problema no desaparece, deberás acudir a tu médico para que ponga un tratamiento al problema.

Más información sobre la candidiasis bucal

Candidiasis en el embarazo

Candidiasis en el embarazo

Las mujeres embarazadas tienen una mayor probabilidad de sufrir la candidiasis. Si la humedad vaginal ayuda a la proliferación de los hongos, en las mujeres embarazadas el crecimiento de los hongos es mucho más rápido. Los cambios hormonales producidos durante el embarazo provocan segregaciones de estrógenos, los cuales son un hábitat perfecto para su crecimiento.

Sus síntomas son los mismos que los síntomas de la candidiasis vaginal. Es importante acudir al médico para evitar contagiar al feto. Se recomienda atacar al hongo al principio del embarazo, para evitar tener que tomar medicamentos que puedan perjudicar al bebé.

Más información sobre la candidiasis en el embarazo

Candidiasis cutánea

En este caso el problema afecta directamente a la piel o también puede afectar a las uñas.

Este tipo de infección se puede dar tanto en hombres como en mujeres y desarrollarse más en los climas más húmedos.

Las personas que la sufren suelen ver como la piel se enrojece y además se encuentra una sustancia blanquecina en zonas como las nalgas, los dedos o las ingles. Esta sustancia se suele concentrar en los lugares donde la piel se pliega. Si el problema afecta a las uñas, las mismas sufrirán tumefacción e inflamación.

Más información sobre la candidiasis cutánea