Candidiasis anal

Candidiasis anal

La Candida albicans también puede provocar la llamada candidiasis rectal, una enfermedad difícil de diagnosticar y que puede traer importantes consecuencias a quien la padece.

Detectar la presencia de las candidiasis rectal es sumamente difícil si se tiene en cuenta que la enfermedad se desarrolla dentro de las paredes del recto y es allí donde de evidencian los signos de la enfermedad. El recto es un área donde los hongos proliferan con mucha facilidad porque justamente en este lugar permanecen por un buen tiempo los desechos sólidos del cuerpo.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la candidiasis rectal son similares a los de la vaginal, con la diferencia de que en este lugar resultan más molestos. Quienes tienen esta patología siente picazón en el ano, ardor y enrojecimiento en el área rectal, ampollas e inflamación.

Debido a la característica rugosa de la piel del ano, los tejidos de esta zona suelen despegarse y tomar un aspecto distintivo conformado por especies de escamas.

CAUSAS

El recto es un área donde la Candida albicans encuentra espacio ideal por cuanto es húmeda, oscura y cerrada.

De manera general es posible sufrir de candidiasis rectal si se poseen relaciones sexuales desprotegidas (por esta vía), se sufre una infección vaginal aguda que se desplaza hacia atrás o se manifiesta una descompensación del sistema inmunológico.

¿QUIÉNES SON MÁS SUSCEPTIBLES DE PADECERLO?

La candidiasis rectar la puede padecer cualquier persona que sostenga relaciones sexuales anales sin preservativo o condón. En este sentido se recomienda lavar la zona tras tener relaciones de este tipo y llegar al orgasmo. Siempre es oportuno mantener la higiene del recto.

xx1

TRATAMIENTO

En todos los casos, ante cualquier síntoma, se debe acudir a un especialista para que sea él quien diagnostique si realmente se posee candidiasis rectal.

Para tratar la candidiasis rectal se recomienda el empleo de supositorios antimicóticos, capaces de eliminar la infección tanto al interior como al exterior del recto.

También es muy útil mantener la zona lo menos húmeda posible para lo que se indica el almidón. Nunca se eche talco en polvo, puede irritar más. Tampoco es bueno beber mucho alcohol.

Para las personas diabéticas, principalmente, es fundamental evitar el exceso de azúcar. Así también se debe comportar quienes tengan candidiasis pues los hongos se alimentan del azúcar y si la encentran en abundancia pues será más difícil acabar con la infección.

De igual forma, se recomienda incluir en la dieta nabos, ajo, brócoli, repollo y cebolla. También es muy oportuno tomar mucho yogur natural y beber abundante agua para ayudar al organismo a restablecer el equilibrio entre hongos y bacterias.

Además se indica untar yogur y pulpa de aloe vera en el área rectal con el objetivo de ir disminuyendo paulatinamente los molestos síntomas de esta infección.

De manera general, la candidiasis rectar se considera una enfermedad común en las mujeres que practican en el sexo anal, así como en los hombres que tienen sexo con otros hombres sin la protección debida. En ambos casos la sintomatología es similar y en extremo fuerte. Por ello, resulta de vital importancia detectar, lo más temprano posible, la presencia de la Candida albicans en el recto.

Es importante también que el tratamiento indicado por el médico se complemente con una higiene adecuada y la introducción de hábitos correctos durante las prácticas sexuales. Si bien la candidiasis pude provocarse por factores no necesariamente sexuales, no se descarta de la lista de patologías de transmisión sexual.