Candidiasis durante el embarazo

Candidiasis durante el embarazo

La candidiasis es una de las enfermedades que con más frecuencia afecta a las mujeres embarazadas. Provocada por el hongo Candida Albicans, esta patología suele manifestarse en el sexo femenino en la zona vaginal por lo que es recurrente que en las féminas se nombre como vaginitis o candidiasis vaginal.

Si bien es recurrente la presencia de la candidiasis en la mujer, de manera general, debido a las condiciones que se crean en los genitales debido a la humedad; en las embarazadas esta levadura se desarrolla con mayor velocidad.

Y es que muchos son los procesos y cambios hormonales que sufren las mujeres durante la gestación y de los cuales se aprovecha la Candida. Por ejemplo, en este periodo se segrega grandes cantidades de estrógeno que a su vez genera el glucógeno del cual se alimenta la levadura en cuestión.

Los altos niveles de estrógeno contribuyen, entonces, a que la velocidad de desarrollo del hongo sea mayor y más rápida y se adhiera con facilidad a las paredes de la vagina.

Síntomas de la candidiasis

Los síntomas de la candidiasis durante el embarazo son los mismos que siente una mujer con vaginitis, sin estar gestando. De tal es posible que una persona esté infestada con Candida si siente picazón vaginal, con mal olor, así como sensación de ardor y dolor al orinar.

Si bien la candidiasis no es una enfermedad crónica, y no necesariamente tiene que provocar un aborto o afectar al feto, es importante tratar esta enfermedad antes de que avance considerablemente.

Tratamiento contra la candidiasis

Una mujer embarazada debe acudir de inmediato a su ginecólogo ante la sospecha de una posible candidiasis. Y es que en ese caso es mejor tratar la enfermedad durante la primera etapa de gestación para impedir que se extienda hasta el tracto urinario y al útero de la mujer, así como la recurrencia a la reinfección.

Es mejor tratar la Candida durante la primera etapa del embarazo porque en ese momento es posible atacar al hongo sin drogas, así como empleando vaginales y cremas anti hongos. Si esto no se efectúa a tiempo la mujer debe ingerir vía oral medicamentos como Diflucan, el cual solo debe prescribirse cuando los beneficios sean mayores que las consecuencias en la gestante.

Por otra parte, el bebé de una mujer con candidiasis corre el riesgo de infestarse en el momento del parto. Asimismo, durante la lactancia la madre pasa el hongo al bebé mediante la leche provocándole aftas y/o candidiasis bucal al bebé.

Foto de candidiasis durante el embarazo

¿Cómo afecta la candidiasis al bebé?

Asimismo, se iniciará una cadena difícil de parar porque el bebé volverá a pasar el hongo a los pezones de la madre debido a la presencia de sus células en la boca. En muchas ocasiones esto conlleva a que la madre deje de realizar la lactancia, lo cual incide en la forma de alimentación del bebé. Sabidos son los beneficios de la lactancia materna en los recién nacidos y en los infantes menores de un año de edad.

Si bien es poco probable que la Candida afecte al feto debes saber que si la infección alcanza estados desproporcionales y pasa hasta la zona del vientre de la mujer durante un tiempo prolongado es posible que ocurra un aborto.

Para aliviar los síntomas de la candidiasis la mujer puede optar por tratamiento caseros que no afecten su estado.

Acciones complementarias

Durante el embarazo la mujer debe llevar a cabo una dieta saludable y equilibrada que le ofrezca a ella y al fetos los minerales y nutrientes necesarios para su desarrollo.

Existen un grupo de alimentos que son saludables y que las mujeres pueden ingerir para atacar a la Candida. Por ejemplo, el yogur sin azúcar es excelente. Ya sea ingerido, vía oral, aplicado en la vagina o simultaneando las dos opciones, es yogur combate el hongo en cuestión al propiciar la aparición de bacterias saludables para el organismo. En el tratamiento de la Candida el yogur que se emplea es el natural sin pasteurizar.

Durante el embarazo puedes comer verduras crucíferas, tales como el brócoli, la col y rábano, y que destacan por tener isotiocianatos, azufre y nitrógeno, empelados hace muchos años en el control de la Candida.

Alimentos para prevenir la candidiasis durante el embarazo

Igualmente bueno para tratar la Candida es el ajo por ser un anti-hongos por excelencia. En este sentido se recomienda atar un diente de ajo a un hilo limpio para luego introducirlo en la vagina durante la noche. Durante el momento del sueño el ajo actuará sobre los agentes negativos presentes en la vagina y podrá ser retirado de esta al amanecer.

Para prevenir la Candida se recomienda, además, usar ropa interior de algodón pues esta mantiene el área genital relativamente seca, así como evitar las prendas muy ceñidas. En este sentido, se asegura que dormir sin ropa interior es bueno porque permite la circulación de aire a través de los genitales.

También debes dejar de usar artículos de higiene personal demasiado perfumados o con índices de alcohol. Los jabones, detergentes, geles y baños de burbujas son aliados de la Candida.

Luego de defecar las mujeres deben tener presente, siempre, limpiar la zona del ano de adelante hacia atrás para que las bacterias no pasen de esa área a la genital.