Candidiasis en bebés

Candidiasis en bebés

La candidiasis es una enfermedad provocada por el hongo Candida Albicans. Es frecuente en las mujeres siendo posible encontrarlo además en el pene del hombre, específicamente en la zona del glande.

Esta levadura suele alojarse en las partes húmedas, sitios adecuados para su crecimiento y desarrollo. De tal forma, suele encontrarse en la vagina de la mujer, en el pene del hombre como se explicaba anteriormente, y en la boca, fundamentalmente.

Causas de la aparición

Aunque es poco frecuente, los bebés también puede padecer Candida, fundamentalmente en el revestimiento de la boca. Si bien es cierto que normalmente un número considerable de bacterias y hongos viven de manera natural en nuestro organismo, la presencia de la Candida en los bebés recién nacidos se debe a un contagio evidente.

Y es que cuando una mujer infestada con Candida da a luz a un bebé este se contagia al pasar por el canal de parto. De igual forma, el pequeño puede comenzar a padecer esta enfermedad al comenzar la lactancia materna.

Leche materna, foco de la infección

Mediante la leche la madre pasa al hijo el hongo que produce la candidiasis, a su vez este re-infesta el pezón y así se inicia un ciclo que solo culmina cuando el bebé deja de lactar. Por tal motivo, es frecuente que el recién nacido deje de recibir la leche materna, importante para el desarrollo y el crecimiento del bebé. Esta es una de las razones por las cuales la vaginitis, como también se le conoce, es seguida de cerca en las embarazadas por los ginecólogos y especialistas.

En los niños un poco más grandes es común la aparición de la candidiasis bucal, la cual es provocada cuando los hongos que habitan normalmente en la boca se alteran por alguna razón rompiendo el equilibrio natural que los sostiene.

De tal forma, un niño puede padecer candidiasis bucal cuando el sistema inmunitario se encuentra debilitado y mueren las bacterias que frenan el crecimiento de los hongos; se consume esteroides así como inhaladores para el asma; padece de diabetes.

Debes saber que los que sufren de diabetes corren más riesgos de padecer candidiasis debido a las altas concentraciones de azúcar en sangre o en la saliva. Esto se debe a que el azúcar constituye una de las principales fuentes de alimentación de la Candida.

Síntomas de la candidiasis en bebés

Como se ha explicado anteriormente los bebés y los niños suelen padecer candidiasis bucal, la cual resulta evidente por las lesiones aterciopeladas y blanquecinas que se advierten en la zona de la boca y en la lengua.

También es posible que el pequeño sangre durante el cepillado y sienta dolor al tragar. Y es que cuando la situación no es atendida como es debido las lesiones suele multiplicarse y ganar en tamaño a ritmo acelerado.

Ejemplo de candidiasis en bebés

Diagnosticar la presencia de la Candida en un niño es fácil, no solo por sus síntomas evidentes. Basta con que el médico tome una muestra de una de las lesiones bucales para luego examinarla con un microscopio.

Cuando un bebé presenta candidiasis suele padecer fuertes dolores que afectarán su alimentación, por lo que se debe prestar especial atención a esto, más cuando el padecimiento se prolonga por más de dos semanas.

Tratamiento de la candidiasis en bebés

La candidiasis bucal es una patología relativamente fácil de curar. La idea es intentar restablecer el equilibrio que permite la convivencia natural entre las bacterias y los hongos que habitualmente se encuentran en la boca.

Para ello puedes dar de tomar yogur blanco a tu bebé; es excelente para aportar bacterias buenas. Tras consultar un médico y con su consentimiento puedes darle a tu niño cápsulas de ácido fólico.

Cuando el doctor considera que la candidiasis bucal se encuentra en un estado avanzado se recomienda realizar enjuagues bucales antimicóticos con nistatina, consumir clotrimazol en tabletas. Esto siempre bajo prescripción médica.

Cuando un bebé presenta candidiasis se debe esterilizar el biberón mediante el cual ingiere la leche. Se recomienda, además, cambiar la tetina a medida que el niño avance hacia su recuperación.

Es la candidiasis una enfermedad con cura pero la rapidez con que el organismo responde depende de la fortaleza del sistema inmunológico. Esto incide, además, en la frecuencia con la que una persona puede re-infestarse con Candida.

Cuidados ante la extensión del hongo

Por otra parte, si el hongo logra superar la zona bucal y penetrar en el organismo puede afectar el cerebro, esófago, ojos, corazón, así como las articulaciones. De esto se deduce que siempre es mejor prevenir y evitar que lo anterior suceda.

De manera general las personas que padecen de diabetes deben tener especial cuidado con la Candida. Y es que la principal fuente de alimentación de esta levadura es el azúcar; por lo que es frecuente que se desarrolle rápidamente en quienes padecen de esa afección.