Candidiasis eritematosa

Candidiasis eritematosa

Producida por el hongo o levadura denominado Candida albicans, esta micosis afecta la cavidad bucal, principalmente en aquellas personas que padecen de un sistema inmunológico deprimido. Aquí tienes cómo prevenirla y qué hacer para erradicarla de nuestro organismo de manera natural.

¿Qué es la candidiasis eritematosa?

Producida por el hongo o levadura denominado Candida albicans, esta micosis afecta la cavidad bucal, principalmente de aquellas personas que padecen de un sistema inmunológico deprimido a causa de enfermedades crónicas como pueden ser la diabetes, el VIH y el cáncer, pero también suele aquejar a personas que han consumido durante un tiempo prolongado antibióticos u otros medicamentos que tienden a debilitar el sistema inmunológico.

Esta especie de hongo o levadura forma parte de la flora bucal ayudando, junto a otros microorganismos al equilibrio de la misma, pero existen diferentes causas que pueden provocar un crecimiento y desarrollo de la Cándida por encima de los demás microbios o bacterias produciéndose entonces la Candidiasis.

Causas de la Candidiasis eritematosa

Se presenta fundamentalmente en pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes, ya que la azúcar contenida en la sangre ayuda al desarrollo de la Cándida, también en pacientes de VIH o con cáncer por tener debilitado el sistema inmunitario, en individuos que utilizan prótesis dental, que tengan una higiene bucal deficiente y malos hábitos alimentarios así como personas con alteraciones endocrinas. También se señala como factores predisponentes de esta enfermedad el hábito de fumar y de ingerir bebidas alcohólicas.

Síntomas de la candidiasis eritematosa

El cuadro clínico de la candidiasis eritematosa se encuentra determinado por la irritación e inflamación de la cavidad bucal. Al mismo tiempo, la lengua presenta una capa blanquecina en el centro y en el borde de la misma, generalmente aumentada de tamaño, con bordes pocos definidos y que al ser desprendida deja ver una lesión roja y en ocasiones sangrante. Puede observarse además la comisura de los labios agrietada y de color rojizo, también puede aparecer en la cara interna de las mejillas y en ocasiones el paciente experimentará dolor en esta zona. También se observan síntomas de resequedad en la boca y molestias al ingerir alimentos.

Adicionalmente, la candidiasis eritematosa puede extenderse hacia el esófago y producir lesiones que afecten el sistema digestivo, pudiendo penetrar al torrente sanguíneo y hacerse sistémica.

Tratamiento de la candidiasis eritematosa

La candidiasis eritematosa puede ser diagnosticada a través de la sintomatología que refieren los pacientes o mediante el empleo de cultivos en laboratorios clínicos. Es importante detectar a tiempo esta micosis para evitar que se haga crónica. Existen casos de pacientes sanos que han presentado candidiasis eritematosa y al cabo de algún tiempo se les ha diagnosticado con SIDA, por lo que se recomienda en individuos sanos, hacer pruebas de VIH para descartar esta enfermedad.

En dependencia del estado en que se encuentre la infección, el tratamiento puede variar desde remedios caseros hasta tratamientos con más sistematicidad. En la mayoría de los casos, se recomienda en el aspecto farmacológico la administración de medicamentos fúngicos por vía oral como es el clotrimazol, el ketokonazol y la nistatina. Además se suele prescribir un suplemento de vitaminas, especialmente las del tipo B, ya que la cándida tiende a reducir este tipo de compuestos en el organismo.

Ejemplo de candidiasis eritematosa

En el plano terapéutico, el especialista podrá recomendar una dieta rica en alimentos con vitamina C y minerales, como es el caso de los vegetales, principalmente los verdes, y la ingesta de alimentos probióticos como el yogurt, puesto que contiene una bacteria denominada Lactobacillus acidophilus, indispensable para contrarrestar el crecimiento de la candida en nuestro organismo. No obstante, el acidophilus también puede ser encontrado en tabletas solubles para consumir con agua o leche.

En otros aspectos, es necesario moderar el consumo de carbohidratos y azucares, pues estos ayudan al crecimiento de la Candida, evitar el consumo de alcohol y el cigarrillo, mantener una buena higiene bucal, no dormir con dentaduras postizas así como lavarlas bien antes de volverlas a utilizar. El abuso de soluciones antisépticas que puedan perjudicar la flora bucal, también es otro de los aspectos a tener en cuenta en la prevención de la candidiasis eritematosa.

Remedios caseros para la candidiasis eritematosa

Aceite de árbol de té: Junto a la corteza del guayacán (Pau d’Arco) o el té verde, el aceite de árbol de té es un remedio infalible en nuestra lista de soluciones naturales para tratar la candidiasis eritematosa. Podrás encontrar cada uno de estos productos en herbolarios y farmacias, y utilizarlos (previamente hervidos con una pizca de sal) para realizar enjuagues bucales.

Yogurt: Este es el rey de los alimentos probióticos y uno de los remedios más populares a la hora de eliminar las infecciones micóticas. En el caso de la candidiasis eritematosa, el yogurt debe ser tomado en ayunas, sin azúcar y con regularidad. Además, podrás adquirir cápsulas de yogurt en la farmacia para acompañar los alimentos. Las bacterias contenidas en el yogurt permitirán hacerle frente a los microrganismos Candida tan nocivos para nuestra salud.

Bicarbonato de sodio: Mezcla una cucharadita de este bicarbonato en agua y realiza enjuagues bucales al finalizar las comidas. Asegúrate de repasar cada rincón de la boca y la lengua.

Agua con sal: Existe una variante de la hidroterapia que emplea el agua de mar para tratar las infecciones causadas por hongos. En su defecto, puedes preparar una solución de agua con sal para retener en la boca y dejar actuar sobre la infección.

Aceite de coco: Otro de los remedios que puedes utilizar para los enjuagues bucales. Ciertamente, el aceite de coco permite combatir los hongos de una manera eficaz, puesto que contiene ácidos grasos que lo convierten en un potente fungicida natural.

Vinagre de manzana: Algunas personas prefieren mezclarlo en agua por su sabor tan intenso, otras lo emplean de manera pura. En cualquier caso, el vinagre de manzana es un aliado perfecto si quieres solucionar cualquier caso de candidiasis eritematosa. Realiza enjuagues bucales con este líquido al menos una vez al día.