Candidiasis estomacal

Candidiasis estomacal

¿Qué es la candidiasis estomacal?

El crecimiento excesivo y repoblación del hongo llamado Candida albicans en la flora digestiva produce un desbalance de los microorganismos que conviven en esta parte de nuestro cuerpo dando lugar a una infección llamada candidiasis estomacal, afectando así nuestro sistema inmunológico en el tracto alimentario.

Generalmente este hongo se encuentra en las mucosas humanas como la oral, digestiva y genital, pero en proporción adecuada con las demás bacterias que allí habitan, interviniendo en el funcionamiento correcto de nuestros procesos biológicos. De esta manera, los microrganismos permiten controlar el nivel de ácidos en el sistema digestivo, sintetizar vitaminas y deshacerse de las materias pesadas.

Sin embargo, al producirse un crecimiento en exceso de los hongos, nuestro organismo comienza a experimentar una serie de síntomas que nos llegan a afectar significativamente dando lugar a molestias y fatigas que perjudican nuestra salud.

Las personas más propensas a padecer de candidiasis estomacal son aquellas con enfermedades crónicas como la diabetes, el SIDA y pacientes con cáncer, puesto que el tratamiento con citostáticos daña el sistema inmunológico.

Causas de la candidiasis estomacal

Entre los principales factores de riesgo que pueden ayudar a desarrollar esta infección están las enfermedades crónicas porque éstas debilitan el sistema inmunológico, principalmente por los medicamentos y tratamientos que conllevan.

Las personas que no padecen enfermedades crónicas pueden verse afectadas también por esta infección y las causas suelen ser los malos hábitos alimenticios, ya que el exceso de azúcar y de carbohidratos en nuestra dieta y la falta de una alimentación balanceada con los nutrientes precisos, pueden ayudar a su desarrollo y crecimiento.

Adicionalmente, debemos incluir el uso y abuso de antibióticos y tabletas anticonceptivas e incluso el tomar medicamentos con estrógenos en el caso de las mujeres post menopáusicas. Estos escenarios permiten el crecimiento de este hongo en nuestra flora estomacal. Además se ha comprobado que otros factores como el stress y la ansiedad deprimen el sistema inmunológico y pueden ser motivo del desarrollo de esta levadura en nuestro organismo.

Síntomas de la candidiasis estomacal

Síntomas de la candidiasis estomacal

Se han podido identificar como síntomas de la candidiasis estomacal los siguientes: trastornos en el apetito (como puede ser inapetencia) o por el contrario  deseo de consumir alimentos preferiblemente dulces.

Otros signos que permiten identificar si estamos frente a una candidiasis estomacal y ponernos en alerta son la aparición de diarreas,  producto de no digerir bien los alimentos, el estreñimiento, las heces fecales con flemas, dolores abdominales, flatulencias, cansancio, fatiga y debilidad, todo esto motivado por el  cambio que se opera en el sistema inmunológico,  el cual se hace deficitario.

Por otra parte suelen presentarse cambios de estados emocionales.  Se manifiestan además dolores en las articulaciones. Cuando la candidiasis estomacal se hace crónica, puede llegar a penetrar el torrente sanguíneo, ya que cuando el hongo se inserta en la mucosa permite que se filtren al sistema sanguíneo toxinas y desechos, lo que puede provocar una infección sistémica por cándida.

Muchos de estos síntomas pueden presentarse también en otras enfermedades y por ello es difícil diagnosticar la candidiasis estomacal. No obstante, siempre es necesario tomar conciencia de nuestra dieta y poner en práctica algunos remedios caseros manteniendo una observación sobre los resultados.

Tratamiento de la candidiasis estomacal

El cuadro clínico asociado a la candidiasis estomacal es el primer recurso evaluado por el médico. Junto a la sintomatología, podrán realizarse pruebas clínicas adicionales para descartar otras enfermedades similares. A continuación, el tratamiento se centrará en corregir el mal funcionamiento del sistema digestivo y establecer una alimentación adecuada en el paciente.

En este sentido, constituye un punto fundamental la ingesta de vegetales de hoja verde, así como moderar el consumo de proteínas, productos lácteos y cualquier alimento que contenga azúcar. En cambio, optaremos por una ingesta de vitaminas y aminoácidos que fortalezcan la mucosa intestinal. Este régimen alimenticio permitirá devolver la basicidad a nuestra sangre y proveer de un ambiente poco propicio para el crecimiento de los hongos.

Adicionalmente, el tratamiento para la candidiasis estomacal incluye medicamentos antifúngicos como el clotrimazol, la nistatina y el fluconazol, los cuales deberán ser prescritos previamente por un especialista médico. La hidroterapia del colon es otro de las soluciones empleadas en la erradicación de la Candida y consiste en el empleo de alimentos especializados y el agua de mar para hidratar y proveer a nuestro organismo de bacterias saludables que depuren el sistema digestivo.

Remedios caseros para eliminar la candidiasis estomacal

Remedios caseros para eliminar la candidiasis estomacal

Ajo: Las propiedades curativas de esta planta están fuera de duda. El ajo es un potente antibiótico con alto contenido vitamínico que puede volverse indispensable para erradicar la candidiasis estomacal. Si bien es cierto que su olor es penetrante, esto puede solucionarse tomándolo en ayunas sin masticarlo.

Aceite de orégano: Puedes adquirir este preparado en cualquier herbolario y utilizarlo por vía oral en las mañanas, preferiblemente en ayunas. Además, podrás acompañarlo con aceite vegetal.

Tomillo y manzanilla: Uno de los mejores remedios herbolarios para combatir la candidiasis estomacal. En forma de extracto o preparadas como infusión, el tomillo y la manzanilla solucionarán nuestro problemas infecciosos tomándolos varias veces al día.

Semillas de calabaza: Las semillas de calabaza contienen zinc, magnesio, grasas Omega-3 y efectos antinflamatorios que le convierten en uno de los remedios naturales más usados, especialmente a la hora de tratar cualquier afectación estomacal. Las semillas deben ser tomadas completamente crudas y bien temprano en la mañana, o bien puedes elaborar una solución de semillas trituradas en agua.

Semillas de pomelo: De fácil adquisición, el extracto de pomelo es un inhibidor natural que actúa y previene contra numerosos microrganismos nocivos para nuestro cuerpo. Por si fuera poco, su alto contenido de vitamina C nos proveerá de todo lo necesario para eliminar la candidiasis estomacal.

La papaya: Además de ser una fruta exquisita, la papaya es conocida por sus efectos saludables sobre los riñones, el hígado y hasta para bajar de peso. Por supuesto, también es ideal para desterrar los parásitos de nuestro sistema gracias a sus enzimas proteolíticas. Puedes preparar un batido con miel (nunca azúcar) incluyendo la masa de la papaya y también sus semillas.

Recomendación especial: Finalmente, te recomendamos que realices un jarabe casero con 100 gr de pulpa de calabaza, 500 gr de ajo triturado e igual cantidad de miel. La calabaza debe ser hervida junto a dos litros de agua, y posteriormente agregaremos el ajo. Cuando la mezcla se encuentre fría, la colamos y añadimos la miel.