Candidiasis genital

Candidiasis genital

Se trata una infección micótica que toma lugar en los órganos reproductores de tanto los hombres como las mujeres. Conocer sus factores de riesgo es de suma importancia, así como las medidas preventivas y remedios naturales que debes tener en cuenta para erradicarla. Conoce todo al respecto en esta guía que hemos preparado para ti.

¿Qué es la candidiasis genital?

La candidiasis genital es una infección micótica que toma lugar en los órganos reproductores de tanto los hombres como las mujeres. En otras palabras, se trata de una alteración en el equilibrio de la flora natural del organismo, donde los hongos, especialmente los de tipo candida, aumentan su número y provocan un proceso infeccioso.

Contrario a lo que pueda suponerse, la candidiasis genital no es una enfermedad de transmisión sexual, sino venérea, aunque las relaciones sexuales suelen considerarse un modo de contagio para la candidiasis genital. Si un individuo de sexo masculino padece de candidiasis, esta se manifestará en la zona del pene, sobre todo en el glande y el prepucio.

En cambio, para las mujeres, estas llegan a padecer la enfermedad en mayor medida (alrededor de un 75% de las mujeres contrae una infección vaginal por candida al menos una vez en su vida). Las zonas más propensas a sufrir la infección son la vagina y la vulva, en cuyo caso se denomina candidiasis vaginal y vulvar respectivamente.

Causas de la candidiasis genital

Cualquier persona con un sistema inmunológico debilitado puede convertirse en un blanco fácil para las infecciones candidiásicas. Independientemente del género, esta enfermedad afectará a individuos que se encuentren bajo suplementación de algunos medicamentos como los esteroides y los antibióticos. Estos últimos presentan un efecto negativo sobre las bacterias de nuestro cuerpo, indispensables en la regulación y control del número de hongos.

La ansiedad, el estrés y cualquier escenario que determine nuestro estado emocional de una manera negativa, también son factores de riesgo muy comunes en aquellas personas que padecen de candidiasis genital. Por otra parte, se incluye además una mala alimentación (exceso de azúcar, horarios de comida inadecuados, etc.), la obesidad, las prendas demasiado ajustadas que favorezcan la humedad de la zona genital, y de manera general, cualquier enfermedad inmunodepresora como el VIH, la diabetes o el cáncer.

Para el caso de las mujeres existen otros factores determinantes como el embarazo y el uso de anticonceptivos hormonales.

Síntomas de la candidiasis genital

Llegados a este punto, resulta fundamental aprender a identificar los síntomas que muestra la candidiasis genital, puesto que en numerosas ocasiones es confundida con otras enfermedades de transmisión sexual. En las mujeres, esta micosis desarrollará una inflamación en la zona genital, provocando comezón, prurito y enrojecimiento. Es posible que muchos pacientes experimenten dolor o ardor al orinar, al igual que al concluir las relaciones sexuales. Un flujo blanquecino y viscoso es otro de los signos que delatan la presencia de una candidiasis genital en la mujer.

En los hombres, la candidiasis es capaz de provocar manchas o placas rojas en el glande hasta extenderse a lo largo del pene. La inflamación en esta zona es común ante una infección por hongos: el glande se abulta y adquiere una coloración rojiza, mientras pueden tomar lugar además otros síntomas como salpullido, prurito y ardor al orinar.

En sentido general, la candidiasis genital trae asociada otros padecimientos psicológicos como baja autoestima, cambios de humor y problemas de pareja. De ahí la importancia de acudir de inmediato al médico tan pronto como el cuadro clínico descrito anteriormente comience a manifestarse.

Candidiasis genital en los hombres

Tratamiento de la candidiasis genital

Muchas personas adquieren productos de venta libre para combatir la infección causada por los hongos cuando en realidad no poseen la certeza de si se trata o no de un caso de candidiasis. El primer paso hacia la erradicación de los hongos en nuestro organismo es sin duda un visita al médico. El especialista cuenta con todos los recursos suficientes para determinar la raíz de nuestros síntomas y establecer el tratamiento correcto.

Si usted posee los síntomas descritos anteriormente y se encuentra embarazada, ha sufrido de infecciones micóticas con frecuencia o posee fiebre, la urgencia de acudir al doctor es incluso mucho mayor. Este podrá indicarle un tratamiento a través de medicamentos antihongos como el Miconazol, el Tioconazol o el Cotrimazol, que podrá adquirir en forma de pomadas o para aplicar de forma oral. En cualquier caso, el tratamiento podrá tomar entre tres días y una semana, en el cual además deberán adoptarse una serie de medidas adicionales.

Por ejemplo, será necesario poner en práctica hábitos de higiene adecuados, enfocados a prevenir o mitigar la proliferación del hongo (mantener la zona genital libre de humedad, evitar el lavado frecuente y el uso de productos químicos, etc.), así como llevar a cabo una dieta especializada que aproveche las bondades de ciertos alimentos nutritivos como las verduras y el pescado. Adicionalmente, conviene evitar otros productos, especialmente aquellos que contienen azúcar. El uso de anticonceptivos (incluso aunque se tenga una pareja estable) también será necesario para erradicar la candidiasis.

Remedios naturales para combatir la candidiasis genital

Peróxido de hidrógeno: Comúnmente conocida como agua oxigenada, el peróxido de hidrógeno es un compuesto químico muy propicio para tratar la candidiasis genital. Mezcle una cucharadita del peróxido en una taza de agua y realice un lavado de la zona afectada a diario hasta que desaparezcan los síntomas.

Yogurt: Si bien es conocido como un alimento potente y saludable, el yogurt también permite eliminar los hongos nocivos de nuestro organismo. Simplemente deberemos ingerir una taza en ayunas y sin azúcar. Además, podrás emplear un algodoncillo mojado en yogurt para repasar el área genital. Realiza este procedimiento tres veces al día y deja actuar hasta que seque.

Semillas de pomelo: Emplea las semillas con extracto de hoja de oliva en un vaso de agua para elaborar un tónico eficaz contra la candidiasis. También podrás hacer uso de algunos aceites para bebé cuya composición de aloe vera y vitamina E te permitirá reducir los síntomas de comezón provocados por la infección.

Vinagre de manzana: Este es sin duda uno de los remedios más utilizados. Prepara una tina de agua tibia y añádele una taza de vinagre de manzana, luego sumérgete durante media hora y verás que en poco tiempo quedarás libre de hongos. Realiza el procedimiento tantas veces como puedas en el día (mínimo tres).

Miel: Utilizada como cicatrizante o para aliviar la tos y los dolores de garganta, la miel atesora otro fin terapéutico para la cura de las infecciones por Candida. Su modo de empleo es bien sencillo, solo debes aplicarla sobre el área genital y esperar durante media hora. Posteriormente enjuaga con agua tibia y vuelve a repetir el proceso durante varios días.