Candidiasis oral

Candidiasis oral

Un diagnóstico a tiempo puede evitarnos numerosas molestias y síntomas asociados a la candidiasis oral. Si deseas obtener mayor información al respecto te recomendamos consultar este artículo para prevenir y eliminar una de las infecciones micóticas más comunes en la actualidad.

¿Qué es la candidiasis oral?

En nuestro cuerpo habitan numerosos microrganismos saprobios (formas de vida que se alimentan de los residuos o deshechos de otros organismos). Generalmente, estos parásitos y bacterias habitan en zonas como la piel, el recto, la vagina y la boca. Los hongos, también forman parte de este ecosistema microscópico, y junto a las bacterias, mantienen un equilibrio fisiológico regulado por nuestro sistema inmunitario.

En el caso que nos ocupa, ciertos organismos micóticos que habitan la cavidad bucal pueden llegar a convertirse en una alteración patológica si se supera el número de individuos. Una infección causada por el hongo levadura Candida albicans se conoce comúnmente como candidiasis oral, aunque responde a otros nombres como algodoncillo, moniliasis, afta o candidiasis de la mucosa bucal. Si la infección alcanza la garganta, se dice que estamos en presencia de una candidiasis esofágica.

Un diagnóstico a tiempo puede evitarnos numerosas molestias y síntomas asociados a la candidiasis oral. Para mayor información te recomendamos consultar la sección sobre Remedios naturales para combatir la candidiasis oral.

Causas de la candidiasis oral

Una infección bucal por hongos de tipo Candida puede estar vinculada a una suplementación de medicamentos antibióticos, anticonceptivos o esteroides. Estos productos tienden a disminuir el recuento de bacterias en el organismo, las cuales participan en la regulación de los hongos. A su vez, podemos incluir, el uso de antihistamínicos, la depresión, la mala alimentación (dieta rica en carbohidratos) o un déficit de zinc, hierro y vitamina B12, entre otros.

En sentido general, cualquier escenario que atente contra nuestro sistema inmunológico, puede sentar las bases para el desarrollo de una candidiasis oral. Como ejemplo de ello podemos mencionar otras patologías entre las que se encuentran la diabetes, el cáncer o el VIH. Las persona que fuman o mantienen una higiene bucal inadecuada, también se encontrarán en riesgo de contraer una infección oral por hongos.

Habitualmente, la candidiasis oral se manifiesta en personas de edad avanzada, sobre todo si mantienen su prótesis en mal estado. No obstante, esta enfermedad puede ocurrir a cualquier edad, incluso en bebés.

Síntomas de la candidiasis oral

Aunque en muchos casos la candidiasis oral se manifiesta de manera asintomática, la mayoría de las veces suele acompañarse de escozor y sensación de incomodidad en nuestra boca. Algunas personas experimentan adicionalmente una alteración del gusto (especialmente de aquellos alimentos picantes o dulces), irritación de las comisuras de la boca, enrojecimiento y grietas.

Las placas de color blanco o amarillo pálido en los alrededores de la garganta y las encías, también son un signo evidente de candidiasis oral. Estas placas podrán extirparse para develar una zona enrojecida y sensible, compuesta de úlceras o lesiones causantes de dolor y ardor. En etapas avanzadas de la enfermedad, el paciente podrá experimentar cierta dificultad para deglutir, así como el sangrado constante al cepillarse o masticar ciertos tipos de alimentos.

Si el paciente se encuentra enfermo de VIH o bajo tratamiento de quimioterapia, una infección por hongos en la boca puede acarrear riesgos más peligrosos, puesto que se trasladará a otras zonas del organismo (esófago, tracto digestivo, intestinos) y en algunos casos tratarse de un problema mortal.

Ejemplo de candidiasis oral

Tratamiento de la candidiasis oral

El diagnóstico médico para la candidiasis oral se basa en la sintomatología del paciente y una serie de ensayos clínicos como los cultivos o la serología para determinar la presencia de microrganismos Candida en la cavidad bucal. En cuanto a los diversos tratamientos que existen, debemos mencionar los fármacos antimicóticos, entre los que se encuentra la nistatina, en suspensión o comprimidos, y muy útil para contrarrestar las lesiones provocadas por la infección.

Algunos derivados imidazólicos como el ketoconazol también presentan un amplio uso en los casos de candidiasis, así como el fluconazol o el itraconazol, pertenecientes al grupo de los medicamentos trazólicos, mucho más potentes y destinados a etapas avanzadas de la enfermedad.

Paralelamente a la suplementación de estos fármacos, la erradicación de la candidiasis oral incluye una dieta especializada que permita reducir la ingesta de azúcar y potenciar otros alimentos ricos en vitaminas A, C y E, magnesio, zinc y flavonoides. Además, deberá evitarse o moderarse el consumo de bebidas cafeínicas, evitar el estrés y poner en práctica los remedios naturales que exponemos a continuación.

Remedios naturales para combatir la candidiasis oral

Flor de saúco: Pon a hervir una taza de agua y añádele una cucharada de flor de saúco. Bebe esta infusión a diario unas dos veces. En poco tiempo, verás los resultados.

Agua de mar: O en su defecto, agua con sal. Deberás realizar enjuagues bucales después de cada comida.

Yogurt: Una taza de yogurt en ayunas cada día es uno de los remedios naturales más empleados para eliminar cualquier infección micótica en el organismo. Es necesario destacar que el yogurt debe ser natural e ingerido sin azúcar para potenciar al máximo los efectos de este probiótico.

Aceite esencial de árbol de té: Mezcla unas gotas de este aceite esencial con agua y utilízalo para tus enjuagues bucales tres veces al día.

Propóleo: Es el producto que extraen las abejas de los árboles y contiene propiedades antifúngicas muy propicias si nuestro deseo es desterrar los hongos de nuestro organismo. Existen extractos de propóleo de fácil adquisición en las farmacias y herbolarios que puedes emplear para tus enjuagues bucales.

Equinácea: El té de Equinácea debe formar parte de tu lista de indispensables para tratar la candidiasis bucal.

Sello de oro: Realiza enjuagues bucales con tintura de sello de oro al menos tres veces al día. Sus propiedades alcaloides y cicatrizantes te permitirán gozar de una boca libre de hongos en muy poco tiempo.

Ajo: El ajo es un remedio natural irremplazable para cualquier caso de candidiasis, ya sea oral, intestinal o genital. Mastica un ajo crudo al día, preferiblemente acompañado además de cebolla. Si te desagrada el sabor, puedes ingerirlo o utilizar soluciones de ajo para mezclar en agua.