Candidiasis en el pene

Candidiasis pene

Muchos hombres asocian la candidiasis genital con un problema meramente del sexo femenino. Sin embargo, este tipo de infecciones también puede afectar el pene, y aunque no se considera una patología venérea, es indispensable conocer sus causas y aquellos tratamientos que más nos ayuden a erradicarla.

¿Qué es la candidiasis en el pene?

Aunque solemos asociar la candidiasis genital con el sexo femenino, lo cierto es que los hombres también pueden padecer esta enfermedad. Su origen se produce a partir de un desequilibrio en la flora microbiana de la zona ano-genital. En la mayoría de los casos, la candidiasis en el pene se vincula con el hongo Candida albicans, un microrganismo capaz de producir serias infecciones.

Conocida además con otros nombres como monoliasis, balanopostitis o candidosis, la candidiasis en el pene puede presentarse de manera asintomática, o bien desatar algunos síntomas como prurito, ardor e irritabilidad. Este cuadro clínico, a menudo es confundido con otras infecciones de transmisión sexual.

Generalmente, la candidiasis en el pene no es perjudicial ni se considera una patología venérea, aunque sí debe llevarse a cabo un tratamiento efectivo para evitar posibles contagios a otras personas y mitigar los síntomas tan molestos que provoca. La zona más habitual donde se manifiesta es el glande y el prepucio del pene.

Causas de la candidiasis en el pene

La causa principal de la candidiasis en el pene, es el contagio directo por mantener relaciones sexuales desprotegidas con mujeres que sufran de infección vaginal.

No obstante a este hecho, podemos mencionar otros factores de riesgo para la candidiasis en el pene como por ejemplo, una alimentación inadecuada, puesto que la ingesta excesiva de alimentos azucarados, así como la cerveza (que contiene levadura) pueden crear un ambiente propicio para el desarrollo de organismos micóticos.

Del mismo modo, una ventilación pobre, ya sea por el uso de prendas que impidan la transpiración como por una mala higiene, contribuyen a la formación de candidiasis en la zona genital. Por otra parte, el aseo abundante también puede crear un ambiente húmedo desfavorable, así como el uso de antibióticos y corticosteroides.

Síntomas de la candidiasis en el pene

El síntoma más evidente para la candidiasis en el pene es la irritación de la zona genital que incluye el glande (la cabeza del pene) y el prepucio, aunque puede tomar lugar a lo largo del aparato genital a través de una erupción cutánea que en ocasiones desencadena pequeñas úlceras con posible sangrado. Adicionalmente, la candidiasis puede provocar secreciones blancas de consistencia grumosa.

De manera general, pueden identificarse además otros síntomas como prurito en la zona perineal y los testículos, ardor al orinar, irritación, sensaciones de agotamiento general, flatulencia, sudoración, piel escamosa, sarpullido y poco deseo sexual. No obstante, estos síntomas también describen otras enfermedades de transmisión sexual, por lo que debe llevarse a cabo un diagnóstico adecuado para determinar que se trata específicamente de un caso de candidiasis.

Si lo síntomas empeoran pueden desencadenar otros trastornos emocionales como pérdida de la autoestima, cambios de humor, complejos y problemas de pareja.

Foto de candidiasis pene

Tratamientos de la candidiasis en el pene

Muchas veces ocurre que la candidiasis se manifiesta en el pene, pero presenta un origen intestinal. De ahí la importancia de obtener un diagnóstico médico efectivo, a fin de identificar la verdadera causa de la infección. Un análisis previo, a través del análisis del área infectada, permitirá obtener los resultados de laboratorio necesarios para establecer el tratamiento más adecuado en cada caso.

Por lo general, las medidas adoptadas incluyen medicación antimicótica, que puede ser administrada vía oral o aplicándola (en el caso de los geles y cremas) sobre la zona afectada por la candidiasis, en este caso el pene. Este tratamiento puede tomar entre una y dos semanas, aunque es necesario destacar dos cosas. Primero, nunca te automediques ni pases por alto una consulta al médico. Segundo, debes tener en cuenta que el uso continuado de estos productos puede ir en detrimento de su efectividad y no deben ser considerados como la única vía de solución para la candidiasis.

Paralelamente a la suplementación de medicamentos, es tan o más importante adoptar una serie de medidas terapéuticas en nuestro día a día. Por ejemplo, la dieta juega un papel decisivo para eliminar cualquier infección por hongos. Los alimentos azucarados, la levadura y algunos productos envasados deberán ser evitados. En cambio, nada mejor que los vegetales, el pescado y las frutas para fortalecer nuestro sistema inmunológico. Al mismo tiempo, deberemos adoptar hábitos de higiene efectivos (evitar productos químicos y no lavarse en exceso), así como beber abundante agua, preferiblemente dos litros de agua a diario.

Remedios naturales para eliminar la candidiasis en el pene

Vinagre de sidra de manzana: Sus beneficios para nuestra salud son incontables, y para el caso de la candidiasis en el pene, el vinagre de sidra de manzana se convierte en un aliado natural para erradicarla. En una tina de agua tibia vierte una taza del vinagre y reposa en ella por media hora. De esta manera, lograrás equilibrar el pH de la zona genital y proporcionar un ambiente poco favorable para el hongo.

Probióticos: Un aspecto que no puede faltar en nuestra lista de remedios naturales. Los alimentos probióticos, y en este caso el yogurt, son una garantía total de éxito para curar la candidiasis. Aunque existen supositorios de yogurt, te recomendamos que lo utilices de manera natural, ya sea ingiriéndolo en ayunas (sin azúcar) o aplicándolo de manera externa sobre la zona genital.

Ajo: El ajo no solo mejora nuestro sistema circulatorio (refuerza los vasos sanguíneos), contribuye a reducir la presión arterial y nos aporta beneficios anticancerígenos, sino que también es un remedio infalible contra la candidiasis. Además de consumirlo en las comidas, puedes ingerirlo cada mañana (un diente), o efectuar baños de asiento con ajo machacado. Si lo deseas, existen también numerosos medicamentos a base de ajo en los herbolarios que podrás adquirir con facilidad.

Té de manzanilla: La manzanilla es una hierba aromática utilizada desde la antigüedad para aliviar las inflamaciones, como diurético natural, calmante y cicatrizante. En el caso de la candidiasis, la manzanilla posee altas concentraciones de magnesio y calcio, ideales para combatir las infecciones micóticas. Ingiérela a modo de infusión o repasa la zona genital infectada por el hongo mediante un algodoncillo.