Candidiasis vaginal

Candidiasis vaginal

Las infecciones vaginales más conocidas, son aquellas producidas por algunos hongos como la Candida Albicans. Si padeces de este mal, te recomendamos prestar atención a los remedios naturales contenidos en este artículo.

¿Qué es la Candidiasis vaginal?

La candidiasis vaginal (conocida además con otros nombres como vaginitis o inflamación vaginal) es una infección de la vagina y la vulva causada por ciertos tipos de levaduras. Generalmente, estos microorganismos habitan la zona genital en cantidades pequeñas, abarcando entre un 20% y un 50% de la misma. Al romperse este equilibrio, aumenta el número de hongos, conduciendo a una irritación de la vagina junto a otros síntomas como enrojecimiento, flujo vaginal, comezón y mal olor.

Alrededor de un tercio de las infecciones vaginales por hongos se deben a ciertos microorganismos como la C. Glabrata y la C. Parapsilosis, mientras que la mayoría de los casos deben su origen a la levadura Candida Albicans. Estadísticamente, cerca del 75% de las mujeres sufrirá en su vida de al menos una infección vaginal provocada por estos hongos, sobre todo ante ciertos escenarios como los cambios hormonales (la menstruación, la menopausia, etc.), el uso de antibióticos o cualquier cambio que se produzca en el nivel de acidez vaginal (pH).

Causas de la Candidiasis vaginal

Existen causas muy disímiles para la candidiasis vaginal. El estrés, la falta de sueño, una dieta desbalanceada, la suplementación de ciertos medicamentos anticonceptivos y corticoides, los cambios hormonales, el embarazo, la diabetes o el VIH, son algunos de los factores de riesgo que desencadenan este tipo de infecciones en el organismo. En algunas ocasiones, la candidiasis vaginal también puede ser adquirida a través de las relaciones sexuales desprotegidas.

Por otra parte, también podríamos identificar otros escenarios predisponentes como una higiene inadecuada, y al mismo tiempo el uso de ciertos tipos de jabones, espermicidas, lociones y aerosoles femeninos. Durante la menopausia también se aumentan los riesgos de padecer candidiasis vaginal, puesto que el nivel de estrógenos se vuelve escaso, causando resequedad y el debilitamiento de la pared vaginal.

Adicionalmente, el uso de ropa demasiado ajustada y poco transpirable puede acelerar la aparición de candidiasis vaginal. En la temporada estival, las mujeres que acuden a las playas y balnearios también tienen riesgos de padecer una infección por hongos, puesto que la humedad de estos sitios contribuye a aumentar la candidiasis vaginal.

Síntomas de la Candidiasis vaginal

La candidiasis vaginal puede ser fácilmente identificable a través de una sensación anormal de prurito o comezón en el área de la vagina y sus alrededores. Generalmente, los síntomas descritos pueden ser tratados de manera sencilla, y en ocasiones desaparecen de manera espontánea. No obstante, es importante aprender a identificar el cuadro clínico asociado a la candidiasis vaginal, ya que existen infecciones de transmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea que guardan similitudes en cuanto a sus síntomas con respecto a las infecciones vaginales.

Foto de candidiasis vaginal

Ante un caso de candidiasis vaginal, la paciente podrá experimentar otras sensaciones como ardor al orinar, dolor durante el coito, hipersensibilidad vaginal, flujo vaginal de constitución espesa, erupciones, olor penetrante y molestia general. En algunas ocasiones, las mujeres sufren de infecciones vaginales recurrentes (alrededor de cuatro o más durante un año), especialmente en aquellas que padecen de diabetes o un sistema inmunológico defectuoso.

Tratamiento de la Candidiasis vaginal

La candidiasis puede ser combatida a través de medicamentos antifúngicos de fácil adquisición en las farmacias y sin prescripción médica. Algunos productos como el clotrimazol o el miconazol han demostrado una alta eficacia en el tratamiento antimicótico. Adicionalmente existen supositorios y tabletas para combatir los hongos que permiten solucionar de igual manera la infección.

No obstante, este tipo de medicamentos debe ser evitado por personas embarazadas (la candidiasis vaginal es muy frecuente durante esta etapa), así como aquellas que nunca han padecido de infecciones vaginales o presentan casos de candidiasis vaginal de manera frecuente. En otras palabras, el primer paso debe ser la consulta con el especialista médico, el cual podrá realizar un diagnóstico adecuado de la enfermedad analizando la pelvis y tomando muestras de las secreciones para un posterior análisis en el laboratorio.

El procedimiento anterior permitirá descartar patologías similares y trazar el tratamiento más idóneo según sea el caso. Algunas personas compran el medicamento sin previa consulta médica, corriendo el riesgo de desencadenar complicaciones mayores.

Remedios Naturales para combatir Candidiasis vaginal

Yogurt: Sin duda el mejor aliado para desterrar la candidiasis vaginal de nuestro organismo. El yogurt contiene una alta concentración de probióticos (bacterias que previenen o regulan el número de hongos) que podrás utilizar por vía oral o repasando los labios vaginales. Adicionalmente existen otros productos probióticos que podrás adquirir en supermercados y tiendas naturistas.

Agua oxigenada: También conocida como peróxido de hidrógeno, esta solución es muy utilizada para las duchas vaginales. Por medio de una jeringa podremos insertarla en el interior de la vagina cuidadosamente. La primera vez que se realice el procedimiento, se recomienda diluir el agua oxigenada en tres partes de agua común e ir disminuyendo esta cantidad hasta utilizarla totalmente pura.

Vinagre: Otra alternativa para las duchas vaginales consiste en preparar una solución de agua con vinagre para realizar el procedimiento cada mañana.

Ajo: Por sus propiedades fungicidas y germicidas, el ajo es un indispensable de nuestra lista. Un diente de ajo tomado en ayunas cada tres días junto a un vaso de agua caliente, será suficiente para fortalecer nuestro sistema inmune. También puedes optar por rodearlo con una gasa y depositarlo en la vagina de 10 a 12 horas.

Té de equinácea: Ideal para mantener un sistema inmune perfecto contra las amenazas infecciosas de los hongos.

Té de consuelda: Un remedio especial para aliviar la comezón producida por la candidiasis vaginal. Simplemente deberemos hervir dos bolsitas de té de consuelda y aplicarlo (preferiblemente utilizando un atomizador) sobre el área de la vagina.

Aceite de árbol de té: Debemos verter 10 gotas de este aceite sobre un tampón y utilizar durante siete días seguidos.