Contagios de la candidiasis oral

Contagios de la candidiasis oral

La candidiasis oral se debe a una infección que se produce en la boca debido al hongo de la cándida albicans. La candidiasis bucal, como también suele conocerse, provoca lesiones blancas cremosas en la lengua o mejillas internas. Estas lesiones cubren a un tejido enrojecido que sangran con facilidad. Además las mismas normalmente causan dolor cuando el cepillo de dientes pasa por encima de ellas con fuerza y rapidez. La cantidad de afecciones así como su tamaño aumentan lentamente con el tiempo.

Personas afectadas e impacto

La candidiasis oral es una enfermedad infecciosa que no suele ser contagia. Las personas que padecen de esta enfermedad, por lo general, tienen un sistema inmunitario débil. Aunque no es una regla, afecta principalmente a los niños pequeños y bebés, a los ancianos y a todas aquellas personas que no tengan un sistema inmunológico capaz de ofrecer resistencia al crecimiento de este tipo de hongos.

Los niños pequeños y los bebés así como las personas mayores constituyen el principal blanco de ataque de este hongo, pues en los primeros, el sistema inmunitario no se encuentra desarrollado completamente, y en el otro caso el sistema se encuentra débil producto de la edad y los padecimientos.

En las personas sanas, ya sean niños o adultos, esta enfermedad no tiene consecuencias graves. Mientras que en aquellas personas que padezcan de enfermedades como la diabetes, el SIDA, el cáncer u otra enfermedad que afecte seriamente el sistema inmunológico las consecuencias pueden ser severas.

Origen, evolución y principales causas

En el organismo humano existen gran cantidad de bacterias y hongos que en su estado normal pueden tener efectos positivos para la salud pues permiten mantener un equilibrio positivo en su entorno. Cuando la microbiana se ve afectada por un gran número de hongos nocivos pueden aparecer enfermedades infecciosas.

En caso de que se produzca una acumulación excesiva de la cándida albicans en la cavidad oral, como resultado de un sistema inmunitario débil, se está en presencia de la candidiasis oral. Se considera que el origen de esta enfermedad se debe a la influencia de una serie de factores tanto internos como externos.

Las causas que originan este tipo de infección pueden ser múltiples ya que cualquier afectación que provoque un debilitamiento de sistema inmunológico puede ser la responsable. Puede darse como resultado del alojamiento en la cavidad oral de la cándida albicans. También tratamientos con medicamentos que contengan esteroides así como antibióticos o inmunodepresores pueden provocar que disminuyan las bacterias buenas del organismo y que se reproduzcan considerablemente las especies de hogos nocivos. Este aumento provoca una debilitación en el sistema inmunitario y por ende hacen propensos al organismo a estas infecciones.

La candidiasis oral puede aparecer como resultado de otras enfermedades entre las que se encuentran el SIDA, el cáncer, la diabetes e infecciones vaginales por hongos.

Foto de contagios de la candidiasis oral

El uso de prótesis puede ser una de las principales causas ya que durante el período de prueba de la misma así como la fase de adaptación, ella suele ejercer mucha presión en la boca provocando numerosos traumatismos. Además se pueden presentar alergias al material de fabricación de las prótesis.

La falta de higiene y las infecciones que se producen en el organismo son otro de los factores que propician el desarrollo de esta enfermedad bucal.   

Síntomas

La candidiasis oral se manifiesta a través de lesiones blanquecinas en la boca que causan fuertes dolores cuando se tocan o lastiman sin intensión. Además en dependencia del nivel de propagación que presente puede provocar dolor al tragar y si el esófago se ve afectado puede ocasionar hasta fiebre.

En aquellas personas que padezcan de alguna enfermedad que provoque debilitamiento del sistema inmunológico se puede propagar hacia otras regiones del cuerpo como los pulmones, el hígado, entre otros.    

Tratamiento y medidas a seguir

Existen antimicóticos; en forma de líquidos, comprimidos o pastillas, que se recetan para tratar esta infección y se deben usar de 10 a 14 días aproximadamente. Además no puede faltar las consultas a los médicos pues ellos deben analizar bien las causas por las que surgió esta enfermedad y así igual poder tratarlas a tiempo.  

Pero no solo el uso de tratamientos contribuyen a erradicar esta enfermad, también es necesario cumplir una serie de medidas.

Mantener una buena higiene bucal. Esto se logra cepillándose los dientes como mínimo dos veces al día y siempre usando el hilo dental para evitar restos de alimentos entre los dientes.

Los enjuagues bucales y los sprays son sustancias que contienen elementos antimicrobianos que pueden afectar el equilibrio microbiano de la boca y de esta forma volver más propensa a la persona a esta enfermedad. Es por esto que se recomienda evitar el uso de este tipo de productos.

Usualmente se deben realizar exámenes dentales bucales y, aún más si la persona padece de diabetes o usa dentaduras postizas.

Dejar de fumar constituye un elemento esencial. En caso de aquellas personas que fumen existen métodos que permiten la erradicación del cigarro, para ello se aconseja que le pregunte al médico o dentista cuáles son estas formas.