Dieta para tratar la candidiasis

Dieta para tratar la candidiasis

“Parte de lo que somos depende de lo comemos”. Este es tal vez un rústico proverbio pero que, sin dudas, se acerca a la importancia que para las personas posee la alimentación. Y es que mediante las comidas incorporamos al organismo los nutrientes, minerales, etc. que necesita el cuerpo para su correcto funcionamiento.

A lo largo de los años se ha hecho énfasis en la trascendencia de una dieta equilibrada para la salud y el mantenimiento físico. Ciertamente son muchos los beneficios de esto, entre ellos la posibilidad de prevenir la proliferación y el desequilibrio de la Candida.

Alimentación equilibrada, parte esencial del tratamiento

De hecho, no es muy aconsejable que se inicie un tratamiento medicamentoso contra la candidiasis sin complementarlo con una dieta saludable. Esto se debe a que son muchos los alimentos que contribuyen a la proliferación de este hongo.

Se considera así que son varios los alimentos que rompen el estado natural en que coexisten sin efectos negativos bacterias y hongos. Y es que tal como se conoce la Candida vive en pequeñas colonias en zonas húmedas como la boca, la vagina y el pene en el caso del hombre.

Lo anterior no significa que tan solo de ingerir esos alimentos se activará la candidiasis. Esto solo ocurrirá si el sistema inmunológico de la persona se encuentra débil y las bacterias que normalmente frenan el crecimiento de los hongos son desplazadas por estos.

Alimentación para casos avanzados

Si la presencia de la Candida se hace considerable y su desarrollo está avanzado las colonias de esa levadura adoptan forma semejante a la de una raíz, de manera que logran atravesar las membranas mucosas del intestino, así como invadir la sangre provocando enfermedades de cuidado.

En el tratamiento de la candidiasis se indica como algo fundamental la interrelación entre una dieta saludable y un correcto estilo de vida.

Las personas que padecen de candidiasis deben, antes que todo, dejar de comer azúcar refinada y carbohidratos. Dentro de estos dos grupos se incluyen por ejemplo: la melaza y la miel, que poseen carbohidratos simples; harina blanca, arroz blanco, y cereales portadores de carbohidratos refinados. Esto se debe a que el azúcar es la principal fuente de alimento de la Candida.

Alimentos de la dieta para tratar la candidiasis

En este sentido se recomienda sustituir el azúcar por Stevia, así como por alimentos de grano entero sin gluten tales como el arroz integral y el pan de trigo sarraceno; esto en un intento por sustituir los carbohidratos refinados.

Para prevenir la aparición de la candidiasis cuando el sistema inmunológico se encuentra débil es aconsejable no consumir alimentos que contengan levadura, tales como el vinagre blanco, las hortalizas en conserva y algunos condimentos, champiñones, frutos secos.

Combatir los efectos del uso prolongado de antibióticos

Debes saber también que el uso prolongado de antibióticos puede contribuir a que la Candida tome fuerza. Esto se debe a que debilita el sistema inmunológico eliminando a las bacterias que favorecen el equilibrio en el organismo. Esa es la razón por la que los pacientes con candidiasis suspenden el consumo de esos medicamentos, así como la ingesta de lácteos que puedan tener en su composición antibióticos.

Cuando existe un desequilibrio de la Candida, los especialistas recomiendan comer de forma diaria ajo, debido a su capacidad de fortalecer el sistema inmunológico y así prevenir las patologías provocadas por hongos.

Consumo de leche, mejor de cabra y oveja

Cuando se padece de candidiasis es mejor eliminar el consumo de productos lácteos derivados de la leche de vaca, pues estos provocan en algunas personas reacciones alérgicas que desencadenan padecimientos alérgicos que retrasan la desaparición de irritaciones, situación que aprovechan los hongos para desarrollarse.

Si te gusta beber leche y posees un sistema inmunológico muy sensible opta por consumir productos orgánicos derivados de la leche de cabra y oveja.

Mantenimiento del equilibrio ácido-alcalino

A esto debe sumarse el mantenimiento del equilibrio ácido-alcalino que se encuentra vinculado específicamente a al nivel correcto del pH en la sangre. En este sentido debes saber que en la escala del pH el número 14 es el más alcalino, siendo el 7 en nivel neutral y el cero el más ácido.

De tal forma, que el pH ideal es aquel que va en un rango de entre 7,35 y 7,45. Cuando estos datos no son los correctos la Candida aprovecha el escenario para desarrollarse.

Se recomienda para recuperar o mantener el cociente alcalino mantener una dieta que combine alimentos con calcio, magnesio, potasio, cesio, sodio, jugos verdes, almendras, vegetales frescos, carnes, productos lácteos, pescado, y cereales.

También se aconseja comer alimentos con abundante betacaroteno, sustancia que el organismo convierte en Vitamina A. Esto se encuentra sustentado por un estudio realizado por la Facultad de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshiva en Nueva York.