Óvulos para el tratamiento de candidiasis

 

Óvulos para el tratamiento de candidiasis

La candidiasis vaginal se produce por un crecimiento anormal de la cándida albicans, un hongo que forma parte de la flora vaginal. Esta enfermedad provoca un cambio de aspecto en el flujo así como mal olor. Además se produce irritación y picazón vulvar, ardor y molestia al orinar y durante el coito.

Se considera una enfermedad de transmisión sexual, pero su causa principal es una alteración en la flora vaginal.

Tratamientos

Las cándidas se consideran dañinas al pasar al estado micótico, es por esto que para enfrentar la candidiasis vaginal se empleen los antimicóticos. Se pueden encontrar en ungüentos, pomadas, cremas, óvulos, entre otros; y su función es atacar la pared celular del hongo prohibiendo su propagación.

 

Normalmente deben aplicarse en la noche antes de acostarse y así se garantiza que el medicamento permanezca un gran tiempo dentro vagina. Debido a que la candidiasis, en muchas ocasiones, va acompañada de la vulvitis es necesario aplicar estos mismos antifúngicos en el exterior de los genitales así como tratar a la pareja con ellos.

También es aconsejable en este período utilizar preservativo en las relaciones sexuales. Esto evita la irritación local que se produce como una consecuencia negativa de la utilización de estos medicamentos.

En el caso de que este tratamiento no se considere suficiente, el médico podría indicar fluconazol o itraconazol. Los prebióticos también contribuyen a eliminar la candidiasis ya que restauran la flora vaginal y debilitan el crecimiento de la cándida.

Existen tratamientos naturales que sirven para prevenir esta enfermedad. El aceite del árbol del té debido a sus propiedades antifúngicos se puede añadir al agua que se utiliza para la higiene íntima externa. Se obtiene de las hojas del árbol del té, y es un líquido con un fuerte aroma que tiene propiedades antisépticas.

El orégano también se emplea como tratamiento natural. Puede aplicarse tópicamente o por vía oral. Normalmente suele usarse en forma de aceite y tiene la propiedad de que no afecta la flora vaginal sino que permite eliminar bacterias dañinas y favorece la reproducción de prebióticas.

 

La salicaria se debe hervir y posteriormente esa agua se puede aplicar en las zonas dañadas.

También se puede utilizar el ajo ya que tiene propiedades antifúngicos y antibióticas. Esto lo permite impedir el crecimiento de microorganismos como la cándida.

Estos son solo algunos de los tratamientos naturales que se emplean para prevenir la candidiasis. Existen otros métodos para tratar esta enfermedad, incluso hasta un sistema holístico que ayudó a muchas mujeres a investigar la candidiasis vaginal. Todo esto se puede encontrar en el libro de Linda Allen “Infecciones por hongos no más”.

Óvulos para la candidiasis

Los óvulos, al igual que cualquier tratamiento, deben ser recetados por los médicos. Se considera uno de los medicamentos más empleados para combatir la candidiasis. Entre los más comunes se encuentra el miconazol, clotrimazol, terconazol, econazol y nistatina, por solo citar algunos.

Óvulos de Miconazol

Es un antimicótico de amplio espectro que se utiliza para las infecciones en la piel y la candidiasis vaginal. Existen de diferentes tamaños y en dependencia de eso será la frecuencia con que se empleen. Los óvulos de 100 mg deben emplearse durante 7 noches seguidas, los de 200 mg se utilizarán durante 3 noches seguidas y los de 1200 mg se emplean una sola vez.

 

Óvulos de Clotrimazol

Óvulos de Clotrimazol

Este tipo de óvulos se pueden encontrar de diferentes tamaños igual. Los de 100 mg se deben emplear durante una semana, los de 200 mg durante tres noches y los de 500 mg se deben emplear una única vez.

Óvulos de Econazol

Los óvulos de econazol tienen una única dosis de 150 mg y se deben emplear durante 3 noches seguidas.

Óvulos de Terconazol

Se deben emplear durante tres noches consecutivas en dosis de 80 mg.

Consejos al emplear los óvulos en la candidiasis

Los óvulos se consideran un tipo de tratamiento especial, pero que al igual que el resto de los medicamentos, su uso debe ser regulado para evitar complicaciones y que el tratamiento cumpla el efecto deseado.

Se debe asistir al médico para que el indique el adecuado en dependencia de los síntomas, no importa que el medicamento este liberado, siempre el especialista indica el tipo de óvulo y la frecuencia con que deben aplicarse.

Los pacientes deben leer los prospectos de los óvulos para candidiasis porque en estos aparecen algunos detalles relevantes como contraindicaciones, o posibles reacciones alérgicas, dosis, etc. 

En caso de que la paciente este embarazada o tengan sospechas de ello, el médico debe de conocer la situación para poder indicar cuál debe ser el tratamiento a seguir. Es importante destacar que los antimicóticos tienden a reducir algunos de los métodos que se usan para controlar los embarazos, de ahí la necesidad de buscar otras alternativas durante este período.

Recomendaciones para el cuidado personal

No solo los tratamientos ayudan a prevenir y erradicar esta enfermedad. Existen muchas actividades que las mujeres pueden realizan que son aconsejables y que contribuyen al cuidado personal.

Cuando se padece de candidiasis vaginal se debe mantener la zona seca, las duchas vaginales deben evitarse y se debe emplear un jabón específico con un ph adecuado, usualmente entre 3.5 y 5.5, que ayude a reponer la barrera que sirve de protección natural contra este tipo de infecciones. No se debe abusar de higiene íntima máxima.

La ropa interior por lo general debe ser de algodón y no muy ajustada para así favorecer la aireación de la zona. Además se debe evitar durante la enfermedad o tratamiento usar tampones. Cuando se vaya al baño siempre se debe limpiar de delante hacia atrás, durante el coito siempre se debe usar preservativo y la alimentación debe ser balanceada, disminuyendo el consumo de azúcares.